Sábado, 09 Mayo 2020 19:18

V Domingo de Pascua, Ciclo A

Lecturas dominicales

La Palabra de Dios debe ser siempre el centro de nuestra vida, ella, que nos convoca como comunidad nos despierta para estar siempre atentos a las necesidades de los hermanos. Esta Palabra es el criterio de discernimiento que debemos usar constantemente ante toda situación y que de forma privilegiada nos invitará a estar presentes de las necesidades de los demás. Optar por Cristo es optar por su Palabra y ponerla en práctica.

Jesús nos invita a conocer y a amar. Y para Él ambas cosas son una misma realidad; Él nos invita a estar abierto al otro y a vivirlo con amor. Así si conocemos al Señor lo amaremos, nuestra vida discurrirá por un camino semejante al suyo, porque no hay otro camino que el de Jesús para obtener la vida.

Jesús se presenta ante nosotros como transparencia de Dios. Su experiencia como Hijo hace que viéndolo a Él, veamos al Padre. Él es el vivo retrato de Dios Jesús que nos llama a desactivar la indiferencia, el egoísmo, y la vanidad que cubren nuestro corazón. Él nos invita a ser limpios de corazón.

Jesús es el camino, es nuestro camino, el que recorremos cada día, camino a veces de luz y otras de sombra, camino de tristezas y alegrías. Pero tenemos hemos de estar convencido que en nuestro camino, junto a nosotros camina Jesús y nos conduce hacia el Padre. Jesús es el modelo para responder a nuestro día a día en serio.

Descubrir a Jesús hacerlo presente en nuestra vida, optar por él como nuestro camino supone un proceso progresivo de crecimiento que, con nuestra intervención, nos va terminando y perfeccionando como discípulos y como obra de Dios.

Vivir en amor, en solidaridad, en caridad con los demás, no hay que hacerlo por Cristo, porque un Cristo separado de los demás hombres, no quiere ser nada. Cristo se transparenta en los otros. Por eso, nuestra experiencia de Cristo no puede ser otra que nuestra experiencia en Cristo de los otros; una experiencia de apertura, de entrega y de donación, de encuentro. Lo dejó muy claro cuando dijo: “A mí me lo hicisteis” aunque quizá no lo sabíais.

PROPÓSITO PARA LA SEMANA
Descubrir qué me enseña Jesús cada día.

EXAMEN PARA REVISAR A FINAL DE CADA DÍA
¿Ha sido hoy tu vida un camino recorrido junto a Jesús?

PARA REPETIR A LO LARGO DE LA SEMANA
Jesús se mi camino, y mi verdad y mi vida.

 

 
 

Artículos relacionados (por etiqueta)

Parroquia de Nuestra Señora del Mayor Dolor ─ 2016