Martes, 12 Enero 2021 14:08

El Papa autoriza que tanto mujeres como hombres puedan ser instituídos lectores y acólitos

El Papa Francisco eliminó la reserva exclusiva a los hombres para el ejercicio de los oficios del Lector y del Acólito mediante el Motu Proprio Spiritus Domini del 10 de enero.

Algunos puntos que pueden clarificar que significa este documento:

  • Los ministerios ordenados son solamente el obispado, presbiterado (sacerdocio) y diaconado.
  • Los lectores y acólitos no son ministerios ordenados; oficios.
  • El lectorado y acolitado pueden ser confiados a todos los fieles idóneos, sean de sexo masculino o femenino.
  • Cada Conferencia Episcopal debe aprobarlo.
  • Para recibirlo es preciso tener determinada edad, una formación específica y ser admitido a dichos ministerios y el compromiso de ejercerlo conforme a lo establecido.
  • Se recibe mediante un “rito litúrgico”
  • Las funciones de los lectores están, entre otras, proclamar la Palabra de Dios en las celebraciones litúrgicas; proclamar el salmo responsorial, si no hay salmista; proponer la oración de los fieles, cuando no haya diácono; instruir a los fieles, siempre en comunión con el párroco o responsable de la comunidad. Motu proprio Ministeria Quaedam.
  • Son funciones de los acólitos, entre otras, ayudar al diácono y al sacerdote en el servicio al altar; ser ministro extraordinario de la Sagrada Comunión; exponer y reservar el Santísimo Sacramento, pero no bendecir al pueblo, etc. Motu proprio Ministeria Quaedam.
  • Aunque estos servicios se puedan realizar por los fieles sin estar instituidos, si son autorizados en un determinado momento para ello, la institución supone la gracia de recibir un don y una misión por parte de la Iglesia, como un encargo específico y un reconocimiento para efectuarlo de forma estable.

Nuestra Archidiócesis lleva años formando e instituyendo a gran número de personas en estos ministerios, quizá sea de las de mayor número de lectores y acólitos en España.

También nuestra Parroquia, a lo largo de su historia, ha preparado un buen número de fieles en este ministerio por lo que contamos con un grupo de personas que colaboran en la proclamación de la Palabra y en el servicio al altar.

Deseamos que el nuevo Motu Proprio sea un fermento para suscitar vocaciones a estos ministerios tan necesario para la Iglesia y la nueva evangelización.

 

Artículos relacionados (por etiqueta)

Parroquia de Nuestra Señora del Mayor Dolor ─ 2016